Cámaras termográficas, termómetros infrarrojos y sistemas de control de accesos. elementos indispensables para combatir el covid-19 en las empresas.

Blog >>


Una vez más la situación de excepcionalidad que estamos viviendo a causa de la pandemia del coronavirus está provocando una crisis sanitaria, económica y social sin precedentes. Tras dos semanas de confinamiento total, y una vez las autoridades sanitarias consideraron que el pico de la curva de contagios había sido alcanzada, el gobierno levantó las estrictas medidas de confinamiento y restricción de la actividad a servicios esenciales y dio paso a un plan de desconfinamiento, iniciado el pasado 14 de abril, en el que se permitía la vuelta a la actividad laboral, para trabajadores y empresas que no pueden desarrollar su actividad laboral mediante el teletrabajo desde sus casas.

En esta línea, desde la Generalitat de Catalunya se elaboró una estrategia de desconfinamiento, en las que contemplaba una serie de recomendaciones para empresas y trabajadores para hacer frente a posibles situaciones causadas por el efecto del coronavirus.


Una de las medidas recomendadas es el control de síntomas a los trabajadores antes de entrar a su puesto de trabajo, mediante el control de la temperatura corporal.

Cámaras y soluciones termográficas y sistemas de control de accesos

Las cámaras y soluciones termográficas para la detección de fiebre se han convertido en un elemento imprescindible para ayudar a las empresas a controlar la temperatura de sus empleados de forma casi inmediata, detectar posibles casos de covid-19 y evitar el contagio entre sus empleados. Desde el inicio del estado de alarma las cámaras termográficas y termómetros infrarrojos son uno de los productos más demandados por las empresas.

Lo mismo ocurre con los sistemas de control de accesos que incorporan las funcionalidades de la verificación del rostro, incluso con mascarilla, de la palma de la mano, así como la detección de la fiebre en un tiempo inferior a medio segundo.   

Según las recomendaciones del Departament de Salut de la Generalitat, cualquier trabajador que tenga un temperatura corporal superior a 37.30º o síntomas respiratorios deberá aislarse en su casa y cursar una baja laboral con el fin de evitar contagiar a sus compañeros de trabajo.

En relación a las cámaras termográficas, como las de Hikvision distribuidas por Inforber Serveis TIC y que pueden ser portátiles, de corta o larga distancia, cuentan con termómetros digitales infrarrojos capaces de analizar, con gran precisión, la temperatura corporal de las personas al instante, ya que el cuerpo humano emite una radiación que las cámaras son capaces de medir e indicar si el trabajador tiene fiebre o no.

Uso correcto de las cámaras, soluciones termográficas y sistemas de control de accesos. 

Para un uso correcto de las cámaras y soluciones termográficas, éstas deben situarse en la parte de acceso de los edificios, con el fin de que todos los trabajadores deban atravesar el control térmico antes de acceder a su puesto de trabajo.

En el caso de los sistemas de control de accesos, la serie ProFaceX de ZKTeco también distribuida por Inforber puede ser de gran utilidad para la vigilancia de enfermedades transmisibles, ya que permite la medición rápida y precisa de la temperatura corporal, y combatir la propagación de brotes víricos como el covid-19 en entornos laborales.

No obstante, tanto por parte de empresas como de la ciudadanía acechan varias dudas entorno al uso de las cámaras termográficas, los termómetros infrarrojos y los sistemas de control de acceso en relación al cumplimiento de la normativa de protección de datos personales relativos a la salud, que precisamente son datos sensibles y especialmente protegidos según la RGPD y la LOPD de 2019.

En ese sentido la Agencia Española de Protección de Datos, y teniendo en cuenta en contexto de emergencia de salud pública, ha indicado que una empresa puede tomar la temperatura corporal a los trabajadores para verificar si su estado de salud puede constituir un peligro para ella o para sus compañeros, y lo considera una medida relacionada con “la vigilancia de la salud de los trabajadores que, conforme a la Ley de Prevención de Riesgos Laborales, resulta obligatoria para el empleador y debería ser realizada por personal sanitario.” No obstante, hace hincapié en que los datos obtenidos con las cámaras termográficas deben respetar la normativa de protección de datos, limitarse a la estricta finalidad de contener la propagación del virus y ser eliminado una vez extinguida la finalidad por la que fueron recabados.

Está claro que las cámaras termográficos , los termómetros infrarrojos y los sistemas de control de accesos se han convertido en un elemento esencial para las empresas para combatir el virus y reducir el número de contagios entre la población, y muy probablemente han venido para quedarse durante un largo período de tiempo.

 

Solicitar más información.

Volver
Facebook
Google Plus
Twitter
Linkedin
Email